viernes, 22 noviembre 2019
Tabili

¿Tienen las baterías de nuestros móviles obsolescencia programada?

Hoy hablaremos sin reservas sobre la obsolescencia programada y sus consecuencias en nuestros teléfonos inteligentes.

Cada vez a los consumidores de smartphone les queda más claro lo que parece ser una verdad irrefutable: nuestros pequeños amigos electrónicos están fabricados para morir más pronto qué tarde. Snif.

Snif porque nos da pena perder ese dispositivo que día sí, día también nos acompaña a todas parte, y se encarga de hacernos la vida más amena y divertida. Sí, pero también porque nos invita a replantearnos: “¿estamos invirtiendo demasiado en aparatos que van a durar menos que un par de vaqueros?”

Vamos a aclararnos a la de ya.

¿Qué son las baterías de nuestros móviles? Simplemente pilas con la capacidad de convertir la energía química almacenada en corriente eléctrica. Para transferir está corriente eléctrica a nuestros smartphone (o relojes, ordenadores, etc) llevan a cabo un proceso constante de reducción-oxidación química, que es básicamente lo que ocurre cuando una batería se carga y se descarga.

Este proceso de transformación de la energía no es eterno (nada lo es) y lleva a una inevitable degradación de las baterías. Es algo perfectamente normal, ya que los componentes de las mismas tienen una vida útil determinada.

Esta degradación es un fenómeno que afecta a TODOS los smartphone sin excepción, dando lugar a que muchas veces, cuando nuestro teléfono está “mayor”, nos dure cada vez menos la batería cargada y se cargue peor, o que incluso deje de cargar.

¿Qué es lo que ocurre exactamente?

Cada vez que cargamos nuestra batería cuando está por debajo del 70% se inicia un nuevo ciclo de reducción-oxidación química. Y, aunque no todas las baterías son iguales ni tienen una capacidad igual, se estima que a partir de los 300-500 ciclos, es decir, aproximadamente un año o un año y medio, nuestra batería empieza a ver afectado su rendimiento.

¿Podemos llamar a esto obsolescencia programada?

Aquí empieza el verdadero debate. ¿Por qué se habla de obsolescencia programada, si la atenuación de las baterías es un proceso normal? Porque muchas veces se ha acusado a los grandes fabricantes de acelerar este proceso mediante actualizaciones del sistema operativo.

Apple reconoció en su día que reducía el rendimiento de los iPhone cuando la batería perdía la capacidad para mejorar su autonomía. En Android, por otro lado, es difícil llegar a saber esto, ya que cada fabricante prepara su propia versión del sistema operativo.

Ahí estaría la “trampa”, amigos.

Pero no hay nada que podamos hacer, solamente aceptar, en el mejor de los casos, que nuestra batería va a empezar a perder potencia; en el peor de los casos, que nuestro propio móvil está diseñado para durar de 2 a 4 años.

¿Quieres un consejo? No te fíes de las apps que prometen optimizar el rendimiento de tu batería, solamente ofrecen modos de ahorro de energía agresivos que ya incluye tu móvil.

¿Viste la publicación que hicimos en nuestras redes con consejos para que nos dure más la batería? Así la cargarás cada más tiempo, reduciendo ciclos.

Si tienes mucho, mucho cariño a tu móvil, ¡no lo tires! No solo porque es tu compañero, sino porque así contribuimos todos a reutilizar materiales contaminantes y a alejarnos del consumo excesivo de objetos tecnológicos.

Cuando tu batería falla, puedes llamar a TABILI para repararla en un pispás y seguir disfrutando de tu amigo tecnológico como siempre ?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *