miércoles, 16 octubre 2019
Apple Google Microsoft

Nace el primer móvil capaz de cargarse con energía medioambiental

movil_energía_medioambiental

Adiós a las baterías convencionales

A pesar de la constante evolución que está sufriendo la telefonía móvil, hay un hándicap que sigue martirizando a muchos en su día a día. Exacto, nos referimos a las baterías de los smartphones. Se agotan rápido, tenemos que llevar el cargador por si se nos acaba en cualquier momento, se deterioran pronto y se estropean con cierta facilidad.

¿Cómo es posible que con lo imprescindibles que se han vuelto en nuestras vidas, no hayamos encontrado una alternativa a las baterías convencionales, que además son altamente contaminantes?

Investigadores de la Universidad de Washington se han debido preguntar lo mismo, por lo que se han puesto manos a la obra y han desarrollado un teléfono móvil que se carga con energía renovable. Ni que decir tiene, que este invento supone un cambio considerable para reducir electricidad y componentes potencialmente contaminantes.

Características del primer móvil que se carga mediante energía medioambiental

Pero, ¿cómo funciona? El teléfono recolecta los pocos microvatios de potencia que requiere el teléfono móvil, a partir de fuentes de energía ambiental como la luz o las señales de radio.

La técnica que permite este gran avance dentro de la telefonía se denomina retrodispersión.

De esta forma, el móvil utiliza las pequeñas vibraciones procedentes del micrófono o del altavoz en plena llamada para cargarse. El dispositivo se retroalimentar con su propia energía.

Para poder llevar a cabo la investigación, el equipo lo probó incluso con la plataforma Skype y el resultado fue todo un éxito. El teléfono fue capaz de recibir y transmitir voz con una estación base. De hecho, aquí se encuentra uno de los aspectos más importantes y de los problemas a los que se enfrenta este móvil. La energía requerida se almacena por una estación a distancia situada a 31 metros. Si el usuario no se encuentra en este radio, no funciona.

Pero además del sistema de retrodispersión, el teléfono obtiene la luz ambiental por medio de una pequeña célula solar. Gracias a esta técnica, el teléfono es capaz de almacenar entre uno y diez microvatios.

Sin duda, este prototipo puede dar pie al desarrollo de una nueva tecnología para que, en un futuro, se eliminen el uso de las baterías convencionales, que cuyo principal inconveniente es la contaminación, su durabilidad y el deterioro. Un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la telefonía móvil.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *