martes, 10 diciembre 2019
Tabili

Hábitos cotidianos que estropean el funcionamiento de tu smartphone

smartphone

Ha pasado un año y medio desde que lo compramos y ya notamos que su rendimiento no es el mismo. ¿Por qué pasa esto? Hoy queremos hablarte de hábitos y acciones que estropean el funcionamiento de tu smartphone.

Y es que, seamos realistas, nosotros mismos somos conscientes de que no tratamos con el mismo cuidado y mimo a nuestros móviles una vez los compramos o nos los regalan, que meses después.

Todos tenemos nuestras pequeñas manías, nuestras costumbres diarias que ya forman parte de nuestra personalidad y en muchas de ellas el móvil está presente.

Sabemos de sobra que, en alguno de estos casos, estamos dañando de más nuestro dispositivo. En otras ocasiones, no sabemos hasta qué punto podemos estás perjudicando a nuestro pequeño amigo electrónico.

¿Qué acciones cotidianas podrían afectar negativamente a nuestro smartphone? ¡Te las mencionamos a continuación!

1. Las malas prácticas a la hora de cargar la batería

¿Existe o no la obsolescencia programada en nuestras baterías móviles? Está claro que las baterías tienen una número limitado de cargas posibles debido a su composición química y a la reacción de los elementos que las componen.

Es por ello que, cuando hemos cargado nuestro móvil una gran cantidad de veces, comienza a fallar. Por ello, si en lugar de cargar nuestro móvil de forma completa, lo cargamos de poco en poco o mientras lo usamos, estamos adelantando la muerte de nuestra batería.

Puedes leer nuestro artículo sobre la obsolescencia programada en las baterías móviles que escribimos hace unas semanas para conocerlo todo sobre este asunto.

2. Fundas de móvil pesadas

No puede haber nada más cotidiano que llevar tu móvil dentro de una funda, ¿verdad? Según cómo sea esta, es posible que afecte al funcionamiento de tu smartphone. ¿Por qué?

En ocasiones, las fundas de móvil más pesadas, de peor calidad y menos transpirables retienen el calor en exceso, además de impedir la correcta ventilación. Esto dará lugar a que el procesador vaya más lento.

Para evitar esto, te recomendamos utilizar fundas de móvil de calidad y más ligeras.

3. Fallos de seguridad

Algunos modelos salen a la luz con fallos o vacíos de seguridad. Debido a ello, estos agujeros de hardware se tratan de tapar con parches o actualizaciones del sistema operativo. Esto, inevitablemente, se traduce en una pérdida de rendimiento.

4. Actualizaciones del sistema operativo

Una vez al año, tanto iOS como Android reciben una gran actualización que promete brindar novedades y mejoras a nuestros queridos dispositivos. No obstante, en gran medida se trata de una estrategia de marketing más que un beneficio concreto para nuestros teléfonos.

Estas nuevas funciones muchas veces tienen la intención subliminal de animar a la gente a que renueve el móvil. En la mayoría de casos, además, añaden más tareas en segundo plano al sistema operativo, implicando una mayor carga gráfica, mayor uso de los sensores y más procesos en paralelo.

¡Esto a veces es una bomba para los móviles más antiguos! Irremediablemente, comienzan a funcionar más lento.

5. Actualizaciones de las aplicaciones

Al igual que ocurre con el sistema operativo, pero esta vez de forma más frecuente, las aplicaciones actuales se actualizan de forma prácticamente constante.

Además, su manera de actualizarse, con cambios, sobreescrituras y parches para tapar fallos en sus librerías, lenguajes y códigos, implica en no pocas ocasiones la ralentización de los smartphones si no tiene recursos suficientes.

6. Un WiFi lento

Son muchas las apps que continúan requiriendo conexión a internet a pesar de estar en segundo plano. Esto puede ser debido a que funcionan en la nube o necesitan actualizar información.

Cuando tenemos este caso y además nuestra conexión WiFi es lenta o nos encontramos lejos del router, el smartphone no puede gestionar muchas transmisiones al mismo tiempo, por lo que las apps se detienen y ocasionando que el móvil funcione más lento.

7. Un malware

Algunas veces podemos tener un virus y no nos damos cuenta. Cuando tenemos este software maligno, absorbe recursos del procesador y la memoria, por lo que el móvil funcionará peor y, por supuesto, más lento. ¡No está de más contar con un buen antivirus específico para smartphones!

8. Falta de limpieza

Cuando no tenemos el móvil limpio y ordenado, es decir, cuando tenemos gran cantidad de archivos, aplicaciones que no usamos, descargas, páginas de internet abiertas, conversaciones guardadas… entonces nuestra RAM estará casi llena y afectará al funcionamiento de tu smartphone.

¡Hay que hacer limpieza! Manual y también automática gracias a apps.

Ya te hemos desvelado todas esas pequeñas acciones que haces o que no haces que están afectando a tu móvil. ¡Ponle remedio a la de ya! Y si has llegado tarde… cuenta con TABILI para la reparación y que vuelva a estar como nuevo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *